Después de enviar el burofax y de hablar con trece personas de la compañía Rafael finalmente consiguió hablar con el jefe de siniestros y tras más de media hora le hizo entender que tenían razón y que el siniestro estaba cubierto. El propio jefe de siniestros abrió el parte y le dio el número de siniestro diciéndole que enviaría un perito. El problema había estado en el sistema, se disculpó, porque habían cambiado el sistema informático y había un error y ninguno de los que lo miraban se daba cuenta del error, - pero bueno, ya está todo solucionado - le dijo.

Nada más colgar con el de la compañía Rafael vuelve a marcar.

[Al otro lado suena un móvil con la musiquita del Gangnam Style]

- Anaaaa, ¿se puede saber qué puñetas le has hecho a mi móvil?

- ¡Ay, Dave, qué soso eres!, es que cómo tenías el bip ese no me enteraba cuando llamaban y como ayer tenía que llamar el fontanero mientras estabas en esa reunión pues lo cambié para enterarme, pero tráelo, que lo dejo como estaba

- No, deja, que ya lo cambiaré yo (descuelga)

- Manicomio, dígame

- Dave (sofocando una risilla), soy Rafael, que he conseguido que acepten que teníais razón, me dicen que mañana mismo tenéis que ingresar el dinero de la prima en la cuenta de la Compañía y queda regularizado todo. He llamado al perito que han asignado y en cuanto tenga un hueco me avisa para pasar por allí

- ¡Ah! perdona, Rafa, pensé que sería el fontanero. Mañana mismo le doy un palo a Antonio para que ingrese el dinero. Muchas gracias, menos mal que se ha arreglado. Pues no sé si contarte, ahora tenemos otra. Nos hemos quedado sin agua en esta letra pero no sale humedad por ninguna parte

- No (Rafael), si no me extraña, tal y como estaba la dichosa tubería. Pues llamad al fontanero y que vaya buscando la avería. Además tenéis que decirle que os envíe ya el presupuesto para sustituir toda la tubería. Venga, en cuanto me avise el otro perito te llamo

Diez penosos días después Dave recibe otra llamada (sigue sonando el Gangnam Style en el móvil).

- Dave, soy Rafael, perdona que no te haya llamado antes, pero con las lluvias, las nieves y los vientos hemos estado los peritos desaparecidos del mapa y no había manera de que coincidiésemos el otro perito y yo

- No te preocupes, si aquí todo está igual (con voz de desesperación)

- ¿Cómo?¿No habéis reparado la tubería todavía?

- Pues no, el fontanero no consigue romper el suelo del portal porque hay una placa de hormigón, así que nos ha tirado una manguera por la escalera y al menos tenemos agua. Llevan ya siete días dando mazazos al suelo y han hecho un agujerito de veinte centímetros, pero el fontanero me ha dicho que con un poco de suerte mañana consiguen romper lo suficiente para bajar

- Estupendo, porque hemos quedado allí mañana a las cinco de la tarde y así podemos verlo todos

- Perfecto, mañana nos vemos entonces, ahora, que no sé qué te encontraras, porque Antonio ha amenazado con hacer una reunión en el portal para que todos los vecinos vean el estado de la tubería. ¡Prepárate!